Uno de los tipos de créditos que más ayudan a sobresalir de una adversidad financiera es el conocido crédito familiar. Curiosamente, esta clase de préstamo financiero es el que menos se solicita en México precisamente por el desconocimiento del alcance que este puede llegar a poseer, desaprovechando la oportunidad de salir airosos de algún problema que esté relacionado con los bienes en familia.

Debido a lo antes comentado, se hace indispensable conocer más a fondo sobre los créditos familiares, descubriendo cuál es su funcionamiento real y cómo se pueden utilizar para solventar esta clase de problema. ¿Listos para saber todo sobre el crédito familiar en México?

Qué es el crédito familiar

Como su nombre lo deja ver, el crédito familiar es aquél tipo de préstamo que tiene como finalidad ayudar a un conjunto familiar a superar sus posibles dificultades financieras. Siendo así, se puede entender que el funcionamiento del crédito familiar gira en torno a recibir un monto de dinero específico que está destinado a beneficiar o ayudar a todo el núcleo familiar que se representa, llegando a fungir en cierta medida como una especie de seguro que se deberá pagar una vez se haga uso de él.

Alguno de los beneficios que incorpora el crédito familiar son los siguientes:

  • Posibilidad de solicitar esta clase de crédito sin ningún costo de apertura.
  • Esta clase de préstamos para la familia puede incluir seguros de vida y pueden llegar a cubrir fallecimientos.
  • Se puede utilizar este crédito para adquirir un bien material que beneficie a toda la familia.
  • En la mayoría de los casos no es necesario presentar un aval o garantía para aplicar a estos créditos.
  • La mayoría de las entidades crediticias manejan este tipo de préstamo familiar, por lo que no te será difícil encontrar alguno que se adapte a tus necesidades.
  • Suelen ser préstamos adaptativos que se amoldan y adaptan a tu forma de pago en base a la cantidad de efectivo que realmente puedas cancelar.

Los créditos familiares son muy similares a los créditos o préstamos personales, con la salvedad de que en los primeros tipos de créditos mencionados se puede añadir a cualquier miembro de la familia para que estos corran con la responsabilidad y beneficio que otorga el crédito en cuestión, a diferencia de los créditos personales que son intransferibles y únicos para usar por cuenta particular.

Requisitos para optar por un crédito familiar

Aunque los requisitos para optar por un crédito familiar pueden variar dependiendo de la entidad crediticia a la cual se acuda, de manera general se pueden encontrar los siguientes recaudos a cumplir:

  • El titular del crédito familiar debe tener una edad comprendida entre los 22 y los 79 años de edad, siendo necesario que este firme el acuerdo de privacidad correspondiente.
  • Es necesario disponer de identificación oficial vigente, siendo necesario también que se tenga un ingreso de al menos 2000 pesos al mes.
  • Comprobación de que se poseen esos ingresos anteriormente mencionados.
  • Comprobante de domicilio con las facturas de los servicios que no excedan los tres meses de haber sido emitidas.

En este punto, vale la pena mencionar que la tasa de intereses que suelen manejar estos créditos familiares oscila entre el 5% y el 7% de interés mensual, manejando una tasa anual del 65% en promedio.

Adicional a esto, también se pueden mencionar dos tipos de crédito familiar que son muy comunes hoy día:

  1. El crédito familiar para empleados o personas con negocio propio.
  2. El crédito familiar para jubilados o pensionados del IMSS, mismo que se puede llegar a pagar hasta en 60 mensualidades, con una tasa de interés al año del 34%.

Sabiendo ya en qué consiste el crédito familiar, ¿crees que es el tipo de crédito que necesitas?